Con gran expectativa y un genuino interés por trabajar por el mejoramiento de la calidad educativa en el municipio de Ituango, se realizó en el mes de marzo el ‘Taller de lanzamiento’ del Programa Transformación Educativa para la Vida, el cual contó con el acompañamiento y representación de la Secretaría de Educación, los Directivos y docentes de las sedes educativas CER Mote, CER Pio X, y la I.E. Jesús María Valle Jaramillo del corregimiento La Granja, establecimientos educativos que recibirán el acompañamiento hacia la transformación de calidad educativa en su territorio durante los próximos dos años.


Esta ‘Quinta Expansión’ será una nueva oportunidad para nosotros como Programa, el cual se fortalecerá y generará nuevos aprendizajes, los cuales permitirán el reconocimiento de aquellos aspectos de la ejecución del Programa donde es necesario mejorar y fortalecer, pues esta apuesta por la calidad educativa no es una formula acabada, una “ultima palabra”, sino que es un ejercicio participativo de aprendizaje y construcción permanente donde ellos, los actores involucrados aportan los saberes fundamentales para que el  Programa avance tanto en cobertura como en su estructura metodológica y operativa que busca a su vez la evaluación permanente y la mejora continua.

Del proceso de acompañamiento al mejoramiento de la calidad educativa que se desarrollo durante el 2016 y 2017 (‘Cuarta Expansión’), en la zona del Aro, queda por resaltar el fortalecimiento de la participación de las comunidades en la vida escolar, la movilización de las familias en torno a los procesos de gestión escolar, en lo cual se evidenció el interés por el mejoramiento en la infraestructura escolar en tres de las cuatro sedes que transitaron la ruta del mejoramiento de la calidad, y que actualmente como resultado de ese trabajo conjunto realizado en la ‘Cuarta Expansión’, hoy continúan avanzando hacia la consolidación de sus Proyectos de mejoramiento escolar, aprovechando los recursos que llegaron a cada uno de estos territorios en el marco de los Proyectos de Beneficio Comunitario (PBC) de INTERCOLOMBIA, cuyos recursos serán aprovechados para mejorar estas sedes educativas.

Es positiva la valoración por parte de los asistentes, quienes ven en esta iniciativa, una valiosa oportunidad que les permitirá un fortalecimiento de la relación escuela y comunidad, con miras a liderar esos procesos de mejoramiento institucionales que son responsabilidad de todos y todas. En este sentido, ven en la metodología de Transformación Educativa para la Vida grandes bondades entre las que han resaltado el principio de participación, el enfoque cualitativo, la oportunidad que ofrece la metodología de darle un espacio a los estudiantes y familias, quienes son parte activa del proceso, el hecho de que el acompañamiento se desarrolle durante dos años con visitas mensuales a los territorios, entre otras observaciones positivas que nos permiten evidenciar que el interés es grande, la apertura y disponibilidad de docentes y directivos de la instituciones educativas, así como de la alcaldía municipal y secretaría de educación, serán un factor que sin duda, le aportará positivamente desarrollo de este nueva experiencia en el territorio ituanguino, un vasto territorio con 117 sedes educativas, todas con grandes necesidades no solo en temas de infraestructura, sino de dotación, mejoramiento de los procesos pedagógicos y necesidades de fortalecer el relacionamiento escuela y comunidad, aspecto fundamental para que los procesos de mejoramiento sean una construcción colectiva en los territorios.
Publicado en Así vamos

Los invitamos a realizar un reconocimiento de los departamentos que harán parte de la transformación educativa. 


A la fecha los 11 municipios que harán parte de la 'Quinta Expansión' se encuentran iniciando la 'Fase Arranque'. Esta expansión incluye acompañar algunas comunidades indígenas en los departamentos de Cesar y Córdoba.​
 
 
Publicado en Así vamos

PuebloArhuaco

Imagen tomada de portal  Web OrigenArhuaco

Sofía Peñata Doria - Gestora Córdoba
Medardo Rafael Barros Bolaños - Gestor Cesar

En Colombia, a pesar de los avances en cuanto a normatividad que ampara y protege a los pueblos y naciones indígenas, estos continúan en una condición de vulnerabilidad inaceptable, toda vez que hacen parte del Estado nación y además son parte esencial para la construcción y desarrollo de país. Ellos con su constancia y lucha por preservarse y en otros casos revitalizarse y hasta reconstruirse como cultura, estos han realizado grandes esfuerzos por mantener su identidad, usos, costumbres, cosmovisión y conservar sus territorios a través de la que “es la forma privilegiada de transmitir, conservar, reproducir y construir la cultura. Permite generar conciencia crítica capaz de transformar la sociedad” Artunduaga, l. (1997), la educación. Esa que de facto asumimos como unísona y general para todo Colombiano, pero es en este marco de sistema reproductor cultural y social que cobra valor esa lucha que vienen adelantando los pueblos originarios por el derecho a un proceso educativo enmarcado en la pertinencia, la contextualización y el derecho a la autodeterminación que hoy conocemos como Etnoeducación o Educación Propia e intercultural, escenarios desde el cual se proyecta el ser indígena.

Históricamente la educación para pueblos indígenas ha estado marcada por su concesión a terceros por parte del Estado, principalmente a la iglesia católica fue a quien se le delegó esta responsabilidad. La entrega de la educación por parte del Estado a la Iglesia, es un hecho que profundiza la ruptura cultural de las comunidades, puesto que para entonces ““el saber disciplinar” además de organizarse en función de los planes educativos, era tamizado en función de las verdades y principios religiosos” Romero, F. (s.f.). Así, se convirtió en una herramienta que anuló la posibilidad de muchos pueblos de circular mediante la palabra y las prácticas rituales y sociales, su identidad cultural, su autonomía, su conocimiento y hasta su estructura social. Pero la lucha constante frente a la exigibilidad de los derechos ha permitido que hoy, los pueblos originarios, cuenten con un amparo legal en la normatividad nacional e internacional que reconoce el derecho mayor y el derecho a la autodeterminación. Desde allí, se abrió el escenario para la construcción del S.E.I.P, Sistema Educativo Indígena Propio, un sistema educativo que sea eje fundamental para el fortalecimiento de sus principios, el cual surge en rechazo, precisamente, a las formas de educación que les venían siendo impuestas.

Hoy día los procesos de interculturalidad están pasando de la teoría a una praxis en la cual el diálogo de saberes que se establece entre conocimientos que transitan por el sistema educativo, se materializa en una apuesta formativa que busca garantizar la pervivencia étnica y la posibilidad de la interacción en marcos de respeto y comprensión de lógicas, ciencias, conocimientos y cosmovisiones disimiles y distantes.

No obstante, luego de alcanzar la construcción del S.E.I.P y el reconocimiento por medio del decreto 1953 del 7 de octubre de 2014, hace falta sortear los obstáculos que en diferentes espectros se le presentan, en primer lugar, porque no hay garantías suficientes por parte del Estado y en general de las entidades territoriales para respaldar las propuestas ‘Etnoeducativas’ o de ‘Educación Propia’ y en segundo lugar, porque Colombia, en materia de educación, responde a políticas internacionales que de alguna manera alienan las cosmovisiones de quienes ingresan al sistema educativo regular, por medio de estandarización y concepción unívoca del conocimiento.

Es importante resaltar, cómo muchos pueblos han logrado dentro de un proceso contraveniente, mantener sus usos y costumbres, los pilares de su cultura y buscar el establecimiento de procesos formativos que les permitan transitar en el conocimiento con una mirada compresiva de lo diferente, de inclusión con el no indígena y sobre todo de relacionamiento desde su cosmovisión. Es esta una gran lección para quienes olvidan que el país es pluricultural y que por tanto la educación debe apuntar hacia la interculturalidad, alejada de la creación de diferencias, marcas, etiquetas y estigmas, para llevarnos a reconocernos y reconocer al otro en marcos de respeto y diálogo.

El Estado como garante del derecho a la educación, debe velar por construir, en conjunto, políticas a mediano y largo plazo que eviten la desaparición de las culturas indígenas, respetando su espiritualidad y riqueza cultural. En esta vía, viene a ocupar un espacio importante la ‘Etnoeducación’ como “un proceso de recuperación, valoración, generación y apropiación de medios de vida que responde a las necesidades y características que le plantea al hombre su condición de persona.” Artunduaga, l. (1997). La Ley 115, define etnoeducación como “la que se ofrece a grupos o comunidades que integran la nacionalidad y que poseen una cultura, una lengua, unas tradiciones y unos fueros propios y autóctonos”. De manera que, representa para el sistema educativo un reto muy importante porque señala el camino para intercambiar discursos que construyan una nueva forma de ver la diversidad étnica.

 

Referencias bibliográficas

Artunduaga, l. (1997). La Etnoeducación: una dimensión de trabajo para la educación en comunidades indígenas de Colombia. Disponible en: https://rieoei.org/historico/oeivirt/rie13a02.htm

Romero, F. (s.f.). Manuel Quintin Lame: sabiduría y saber escolar. Disponible en: http://www.humanas.unal.edu.co/colantropos/files/5214/5615/3567/manuel_quintin_lame_sabiduria_y_saber_escolar.pdf

Publicado en Noticias

Varios elementos importantes que compartir frente a esta nueva apuesta del Programa desde la Alianza ISA – Fundación Antonio Restrepo Barco.


Lo primero es que la selección de los territorios en donde buscamos sumar al mejoramiento de la calidad educativa, nos permite continuar con el mismo equipo de gestores, y esto nos genera muchas posibilidades de reforzar técnicamente el Programa.

El equipo se configura de la siguiente forma:

Berledis Monterrosa: Acompaña a 7 nuevos establecimientos educativos en Cartagena ubicados en la zona de Nelson Mandela.
Claudia Zapata: Continúa en Ituango con 3 establecimientos educativos en zonas diferentes, e inicia una nueva cobertura en Heliconia (Antioquia), con 4 establecimientos.
Sofia Peñata: Asume el acompañamiento de 6 establecimientos educativos en el municipio de Montería, más uno perteneciente a la comunidad indígena de los Zenues en el municipio de Chinú.
Janer Guardia: Continúa en Amalfi y Anorí acompañando 8 nuevas comunidades educativas, 4 en cada municipio.
Héctor Orejarena: Ahora acompañará a 3 establecimientos educativos en la zona rural de Bucaramanga.

Lo segundo es que contamos con la oportunidad de incorporar a dos nuevos profesionales que acompañaran los siguientes territorios:

Edgar Arrieta: Sabanalarga (Atlántico), 3 establecimientos educativos. Santa Rosa (Bolívar) 3 establecimientos educativos
Medardo Barros: Pueblo Bello, Cesar, un trabajo con la comunidad Arhuaca en 6 establecimientos educativos.

Mencionarles también que estos territorios apuntan a acompañar tanto procesos de construcción como de operación, priorizados y analizados conjuntamente con la dirección Corporativa de Sostenibilidad de la Vicepresidencia de relaciones institucionales de ISA y parte del equipo de la dirección ambiental y predial de INTERCOLOMBIA.

Es un nuevo panorama que nos alienta a transitar nuevos horizontes instalar procesos que se traduzcan con el tiempo, en la transformación de la calidad educativa.

Publicado en Así vamos